La eSalud y su propuesta del médico en el bolsillo ¿Funciona?

¿Podemos tenerlo casi todo en el bolsillo hoy día a través de nuestro smartphone? La mayoría de las personas responderíana esta pregunta. Algunas marcas, como Amazon, ya lo están convirtiendo en una realidad gracias a su servicio PrimeNow, que te envía en un tiempo récord una serie de productos que compres en su portal. No se quedan atrás otras marcas como Just Eat, que en apenas minutos te envían la comida que has pedido. Quién iba a decir al ser humano hace apenas dos décadas que la comida pedida a domicilio por teléfono iba a mutar a algo tan personalizado y accesible como la App de esta marca de entrega de comida. Sin embargo, ¿lo podemos llegar a tener todo? ¿Somos capaces de asumirlo? ¿Existe en todas las áreas esa cultura? Es precisamente lo que nos queremos preguntar en este artículo. Dejando de lado el resto de ejemplos, nos centramos en una realidad: la eSalud y su propuesta de médico en el bolsillo ¿También funciona?

Responder a esta pregunta es más difícil y requeriría un análisis más profundo que un simple sí o un no, con una amplia intervención de voces de varios sectores. La salud es algo más delicado, complicado, y con lo que hay que tener mucho cuidado, más que nada porque es lo más importante. Sin embargo, vamos a intentar realizar una aproximación en plena era TIC, con miles y miles de aplicaciones que proponen (o se acercan) al modelo de médico en el bolsillo del paciente, al que puede acceder de una u otra manera conectando con él desde cualquier lugar cuando quiera, y del que ya se viene hablando desde hace casi una década. 
Interés e innovación Vs convencionalismos
Está claro que los que han desarrollado servicios o Apps en este sentido, defienden el sí rotundamente como respuesta. En cambio, los que no quieren otro modelo que el presencial, prefieren no dar ese paso todavía o simplemente creen que la atención mediante tecnología no mejora la realidad, responderán no. Estas posturas son la realidad de muchas organizaciones sanitarias, empresas, start-ups, sanitarios y pacientes del sistema sanitario actual. Dos polos, a veces, unidos por muchos incrédulos o indiferentes, que prefieren no salir de su zona de confort hasta que la propia realidad no se lo exija a voces.
Si miramos el propio mercado (o sector, por no utilizar una palabra tan agresiva – pero no por ello menos real), se puede ver que desde hace años ya hay muchas opciones fiables que proponen esta fórmula de médico en el bolsillo. Muchas de ellas perduran con el paso de los años, por lo que se autoresponden afirmativamente a la cuestión planteada. Otras, yacen en el océano de Internet, sin actualización, autorespondiendo también por si solas de forma negativa. 

Propuestas de ‘médico en el bolsillo’ 
Si echamos un ojo a algunas de las propuestas que permiten a un paciente desde un dispositivo realizar una consulta con un médico, podemos hablar de Tu otro médico, la veterana plataforma de consultas Qoolife, iMedic Plus, o la más reciente y novedosa (al menos en su objetivo) Dubitat, como algunos ejemplos de la evolución, las formas y la inventiva para consolidar la relación médico paciente de otra forma apoyándose en las TIC. También podemos meter en este mismo saco a todos los sanitarios que ofrecen consulta a través de herramientas como Skype, o el propio mail, hoy totalmente accesibles en ese ‘bolsillo instantáneo’ del que hablamos, por no citar las propuestas de algunas aseguradoras que hace tiempo que están también en esta línea. 
Tampoco podemos dejar de lado (por su importancia y trascendencia) la propuesta integral de Doctoralia, como dashboard integral para buscar a golpe de clic el médico con el que quieres una cita y llamarlo o reservar cita en el acto. En menos de uno minuto el móvil puede volver al bolsillo con tu cita ya concertada. O la posibilidad de concertar citas desde el teléfono que más tarde se consolidarían en citas, como es Consultaclick. Existen más propuestas, pero no es necesario citar a más para seguir la reflexión.
Dicho esto, vamos a lo más complicado. Las personas (que son pacientes), ¿se echan la mano al móvil cuando tienen un problema de salud para contactar con su médico? ¿Esto está sucediendo? 
Si nos aferramos a los datos de las empresas que proponen esta fórmula, responderíamos que sí, de nuevo rotundo. Por ejemplo, el pediatra DrJesús Garrido, una de las insignias de Qoolife, hizo público hace dos años que superó las 1000 consultas online, mientras hace unos días, el neuropediatra Dr. Manuel Antonio Fernández, rebasó con creces también esa cifra en un tiempo récord. Por otro lado, la App Dubitat, con una gran inversión en 2016 y 2017, espera tener 60.000 usuarios a finales de este año. Doctoralia, por su parte, con más de 150.000 especialistas y más de 9 millones de usuarios únicos al mes (según datos de 2016), se fusionó el año pasado con Doc Planner, creando una de las mayores plataformas de salud de Europa, por lo que las cifras hablan por sí solas, más teniendo en cuenta la buena percepción que tanto sanitario como paciente tienen de esta última plataforma, siendo, posiblemente, el servicio más potente para médico y paciente, más usado y más instaurado en la mente de ambos actualmente.
Sin embargo, fuera de estos ejemplos, ¿la realidad es también así? En este punto hay que preguntarse si existe en la mente de los pacientes (personas) el nuevo convencionalismo de utilizar un servicio o App web que lo conecte directamente con el médico para explicarle una consulta. Entonces sabremos si funciona la propuesta del médico en el bolsillo. 

La respuesta a esta pregunta la tienes tú. 

El concepto de médico en el bolsillo: perspectivas y experiencias

El hecho de poder llevar en sentido figurado un médico en el bolsillo (pero no por eso menos real) es una propuesta que no deja de tener su lado controvertido. Los más innovadores, emprendedores y amantes de las TIC, suelen apoyar este tipo de propuestas y mostrarse interesados por ellas, y en muchos casos, participar.

Sin embargo, no todos piensan igual. Algunos sanitarios, aunque no tengan por qué estar alejados de la innovación y las TIC, ven esta nueva forma de contactar mucho más reticentes.

La eSalud y su propuesta de médico en el bolsillo desde la perspectiva médica puede cambiar mucho según como se mire.

Sí al médico en el bolsillo

“Sinceramente creo que es el futuro”, explica el Dr. Juan Toral Sánchez, uno de los médicos más implicados en los nuevos canales para contactar con el paciente en nuestro país. Toral, habitual desde hace unos años en varios soportes de Internet, se ha “tirado a la piscina”, como el mismo dice, con su nuevo proyecto: medicodecabeceraonline.es.

Para él, el médico en el bolsillo es la respuesta a una realidad concreta.“Tal y como está la Sanidad Pública y el camino que lleva la sociedad, creo que en unos años será una realidad disponer de tu médico en teléfono o tablet: comodidad, confianza, seguridad”, explica.

Toral tiene claro que cada vez hay más información en la red, pero también el riesgo de confrontar con el Dr. Google y dar ideas erróneas a la formación”, por lo que, de esta manera, cree que  “tener a un médico de referencia online disponible desde tu teléfono o tableta será un paso gigantesco…hará falta algo de tiempo…pero estoy convencido de que llegará”, vaticina.

Sí, condicionado

La perspectiva de la Dra. Marta Puig Soler, médico especialista en Medicina Familiar, es en cierto modo diferente, y va más ligado a validar Apps y más adelante incorporarlas a portales de pacientes.

Para Marta, hoy en día creo que hay muchas Apps para pacientes que ofrecen la opción de poder mandar los datos al profesional sanitario que el paciente decida pero, como indica, “realmente esto debe hacerse a nivel privado”. Puig-Soler se explica: “No logro imaginarme a profesionales sanitarios de centros públicos realizando esto”, apunta

Para ella,  “lo ideal sería que las instituciones sanitarias empiecen a incorporar en sus portales de salud para el ciudadano Apps validadas y que los datos que estas recojan puedan volcarse en la Historia Clínica del paciente”. En cuanto a su entorno personal, habla claro: “La verdad es que yo no tengo a ningún paciente (de mis 2000) que me haya pedido contactar por su App de salud”, concluye.

Otro Médico de Familia, como Dr. José Ávila, muy activo en redes sociales y en eventos relacionados con la eSalud, muy conocedor de las tendencias y novedades en la health 2.0, cree que este tipo de herramientas “posiblemente tengan cabida para la resolución de cuestiones muy concretas pero se pierden dos cosas fundamentales en el diagnóstico y el tratamiento: la exploración física y el contacto de la historía clínica”.

Para el Dr. Ávila, el médico en el bolsillo es útil para “una duda puntual o como complemento para un proceso que el médicos ya sabe”, pero en cualquier caso debe ser el médico “el que marque las pautas de su uso”, concluye.

Sí, muy condicionado

El caso de la Dra. Olga Araújo, especialista en Medicina Interna y autora de la destacada web Médico Internista, una de las sensaciones del sector en 2016, ofrece otra perspectiva. Desde el punto de vista de médico internista de la Dra. Araújo, una defensora de las TIC aplicadas a la salud como herramienta de conexión y difusión, estas nuevas aplicaciones son “teóricamente muy buenas” pero añade que “en la práctica no lo son tanto”, según explica, porque el médico se ve sometido “al uso y en muchos casos ‘abuso’ que el paciente haga de ellas”, a no ser que se delimiten muy bien “las condiciones y el horario”. 

Araújo quiere incidir en otro aspecto muy ligado al concepto de médico en el bolsillo, como es la consulta online. “En España no termina de funcionar porque no todos los pacientes quieren pagar por una consulta online”, concluye.

Estas son algunas de las opiniones de sanitarios sobre la tendencia creciente de médico en el bolsillo ¿Qué opinas tú?  

Los ‘Health 2.0 Chapters’, pensamiento global para acciones locales

“Es una forma de empezar a pensar globalmente, actuando localmente”, así define la idiosincrasia de los chapters en health 2.0 que se reproducen por toda España uno de sus co-fundadores a nivel estatal, Frederich Llordachs. Estos movimientos nacieron hace unos años para extraer y mostrar todo lo que se está haciendo en el campo de la salud a nivel tecnológico, enfocados en mostrar, conectar y aflorar el debate, ciudad por ciudad, de forma local, en una red internacional que empezó en San Francisco y que ya llega a lugares como Madrid, Barcelona, Andalucía, Valencia y Asturias. La ebullición está servida.


Este tipo de eventos, focalizados en el networking para personas y empresas a través de las ideas, pasan por un claro túnel hacia el futuro, como indica el propio Llordachs: “La construcción de un ecosistema diverso de intereses comunes en el ámbito regional con tecnólogos, emprendedores, sanitarios, gestores, salud pública y privada, inversores, etc.”. En definitiva, “todos alineados en una mejora de la salud global a partir de sus innovaciones y proyectos”.

De momento, desde que se están llevando a cabo por toda España, ya se han podido recoger algunos frutos. Ahí los datos. Solo en España han aflorado más de 2000 interesados en la innovación para la mejorar en salud y calidad de vida de las personas basada en la innovación tecnológica. Lo de “que inventen ellos” y “es que aquí no hay gente que haga cosas” no debe ser más una excusa para implementar innovaciones en España y con el resto de Chapters (más de 110 globalmente) en el mundo, apunta Llordachs.

Historia y crecimiento

En 2012 comenzó el Health 2.0 en Barcelona. Un año después se amplió a Madrid, donde el pasado 7 de febrero se celebró la 8ª edición y en abril se celebra la 9ª ediciónDesde entonces, en 2014 fue el turno de Andalucía, en 2015 Asturias, y Valencia, y más recientemente (se fundó en 2016 pero se hace el primer encuentro hoy mismo en Bilbao) en Euskadi. En Galicia empieza en mayo de 2017. ¿Por qué siguen creciendo? La razón quizás haya que buscarla en su propia esencia de networking y red de contactos, el público real de cada evento. 

Las startups  y los emprendedores lo contemplan como una oportunidad para darse a conocer delante de públicos locales, y medir, a nivel regional, y de cerca, cómo calan sus proyectos. Son mucho más accesibles y directos que otro tipo de eventos, y el contacto con el público (para testear el feedback) es mucho mayor.

El público interesado en health 2.0 lo percibe como un evento en el que tienen el protagonismo que ellos mismos deseen, abierto, sin jerarquías, gratuito y también muy accesible, para tener contacto con otras personas que tienen su mismo interés profesional, y otras empresas con las que buscar sinergias laborales y profesionales.

Las empresas del propio mercado de la salud lo pueden hacer servir como termómetro de lo que se cuece en cuanto a innovación tecnológica en la salud, para así poder calibrar las tendencias inmediatas del futuro, por lo que el personal de organizaciones sanitarias, empresas privadas, aseguradoras, laboratorios, asociaciones de pacientes, agencias y otros servicios siempre tienen un ojo en estos eventos locales de su ciudad.



Próximos eventos 


El 25 de abril se celebra el 9º Health 2.0 Madrid con el autocuidado digital y los ePacientes en el foco del evento. Una cita, precisamente, a la que asistirán el Instituto de la Experiencia del Paciente, MedicSen y C2C The eHealth Company y en la que aún se pueden reservar los últimos sitios. 

Además, el próximo 30 de mayo el Health 2.0 Galicia tendrá su capítulo inaugural en Vigo, mientras que la segunda edición del Health 2.0 Basque será el 16 de junio, enmarcada en el Congreso Europeo de la Salud Digital, que se celebrará en Donostia. 





Citas pasadas

Este año Bilbao acogió el I Health 2.0 Basque, liderado por Gonzalo López, director técnico comercial de Inithealth, Blanca Usoz, médico de familia y Juan Carlos Santamaría, director de Desarrollo de Negocio de Inithealth. En su primera edición, se citaron varias iniciativas altamente interesantes. En primer lugar, Fesia Walk, neuroprótesis para la rehabilitación de afecciones neurológicas. Nesplora indagará en la evaluación del TDAH infantil con su proyecto AulaNesplora, involucrando a la realidad virtual, mientras que la iniciativa Somosboticarios, presentará una nueva forma de comunicar a profesionales del sector con farmacias con fines laborales.

El 7 de febrero Madrid celebró su 8ª edición en menos de 4 años, girando su temática hacia las “NOVEDADES Y TENDENCIAS EN LA COMUNICACIÓN DIGITAL”. El programa se vertebra con la propuesta en nuevas tecnologías de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria, una App para poner en contacto a médicos y pacientes, Dubitat, y una startup para comunicar y formar al paciente en 3D de Innevapharma.

La otra coordinadora del Health 2.0 en España, Aline Noizet, cree que estos eventos viven un auge porque “hay soluciones de salud digital en toda España, es un sector complejo con mucha regulación y no es fácil para los emprendedores saber dónde acudir para tener información sobre certificación, apoyo, etc. y eso los convierte en un punto de encuentro”.

Para ella, lo más importante de estos eventos es que se haya conseguido “crear business entre personas que se conocieron en los chapters”.

Actualidad y futuro


Como recogió el pasado lunes Consalud, los Health 2.0 alrededor del mundo, han introducido a más de 500 empresas de tecnología en la escena mundial, ha acogido a más de 15.000 asistentes en sus diferentes conferencias, ha otorgado más de 8.000.000 euros en premios a través del programa de desafío desarrollador y ha inspirado la creación de más de 110 nuevos Chapters en diferentes ciudades. Como para no tenerlos en cuenta.En España, bajo el paraguas del Health 2.0, ya hay siete ciudades, y Barcelona acogerá en mayo la edición del Health 2.0 Europe. 

Además de las fechas, entonces, el futuro de este tipo de eventos ¿Por dónde pasa? El propio Llordachs, que los conoce muy bien, ofrece algunas pistas. “Es evidente para mi que Health 2.0 como institucion permite proyectar globalmente iniciativas mediante la red de contactos que se puede establecer. Es una forma de empezar a pensar globalmente, actuando localmente”. 

La efervescencia de la eSalud en tres actos

El inicio de año ha agitado el mundo de la eSalud estatal de tal forma que febrero se presenta con una multitud de actos que todo seguidor de este sector debe apuntar en su agenda en rojo. El año ha empezado con mucha fuerza, muchos proyectos y muchas personas implicadas en la aplicación de la tecnología a la salud.

Si en enero se pudo abrir boca con la presentación del que será uno de los eventos del año en la materia, el  II #HackathonSalud, que tendrá lugar el próximo junio, y el Health 2.0 Basque, el primer evento de estas características que se hace en Euskadi, febrero calienta ya una semana cargada de eSalud, con tres eventos cargados de proyectos, ideas, y sobre todo, personas implicadas con la tecnología aplicada a la salud. Os los explicamos a continuación.


7 febrero: 8ª Chapter Health 2.0 Madrid
La semana cargada de eSalud empieza el próximo 7 de febrero con el que será el 8º Chapter Health 2.0 Madrid. El evento de networking estrena año bajo una nueva coordinación, esta vez a cargo de José Miguel Cacho, y el autor de este blog, que toman el relevo para seguir con la continuación de los innovadores en salud y tecnologías médicas. El encuentro, que se celebrará en el FlagShip Store del edificio de Telefónica (Gran Vía, 28), versará sobre las novedades y tendencias en la comunicación digital.  El Grupo de Nuevas Tecnologías de la SoMaMFyc, liderado por José Ávila, la apuesta por la comunicación médico paciente directa vía smartphone, presentada por Datibus y la apuesta por la formación a todos los actores de la salud a través de una pizarra electrónica de Human serán los tres ponentes que focalizarán la temática del evento, que se cerrará con un pequeño debate y un tiempo para el networking al final del evento.

Si te apetece asistir, reserva tu plaza aquí. Es un evento gratuito al que te recomendamos ir.

8 febrero: Encuentro digital Aiesalud

Al día siguiente, los focos mirarán a la presentación del encuentro digital de la Asociación de Investigadores AIES, el próximo miércoles 8 de febrero. Este día llega algo muy esperado, la presentación del informe EHON (eHealth Focus On) Salud Digital, un documento que recoge las principales inquietudes y conclusiones sobre el estado actual de la información de salud en Internet y el rumbo que ésta debería tomar en opinión de los profesionales sanitarios, los pacientes y los comunicadores que formaron parte de la jornada Salud Digital, una charla coloquio previa a la celebración del I Congreso Nacional de eSalud, el pasado noviembre, y cuya crónica puedes leer aquí. 

Si te apetece asistir, reserva tu entrada aquí. Te recomendamos su asistencia a este otro evento gratuito. 


9 febrero: II Jornada Asociación Salud Digital
El tercer evento en la misma semana relacionado con la eHealth llegará el jueves 9 a cargo de la Asociación de Salud Digital, que celebran la II #JornadaASaludDigital que abordará el reto de la Cronicidad, desde la perspectiva de qué puede aportar la Salud Digital, con una conferencia y cuatro mesas redondas en un jornada cargada de argumentos, cuyo programa puedes descargar aquí. 


Si quieres sumarte al reto, inscríbete aquí. 


Ya lo sabes, si te interesa la eHealth ¡Aprovecha la semana!

Comunicación digital: el ‘futuro perfecto’ de la eSalud

Por Javier J. Díaz
Crónica del 8ª  Health 2.0 Madrid

El debate, pequeño, mediano o grande, y venga de donde venga, siempre es positivo. El intercambio de ideas, si esconden intenciones y proyectos detrás de ellas, siempre aporta algo al diálogo, y la participación, si viene de los actores que forman un grupo o un sector, siempre deja sorpresas y vertebra ese debate y el automático intercambio de pensamientos que remueve algo en el interior y le da continuidad a la llama de la eHealth. 

Una mecha que volvieron a prender ayer decenas de profesionales del sector sanitario interesados en la innovación y la tecnología aplicada a la salud en el 8º Health 2.0 Madrid, esta vez bajo el foco de la comunicación digital y en un contexto claramente marcado por el networking, el cara a cara y el análisis de tendencias y novedades. Siempre, contextualizado, en el espíritu singular de los chapter, donde los protagonistas son los asistentes y su interés en común, en este caso, la innovación en salud y la tecnología médica. Como siempre, los que no acepten estas reglas de juego, que apuesten a otro caballo.

Entre el goteo constante de asistentes que llegaban a la sala del Flagship Store de Telefónica quedó patente que sigue habiendo interés por eventos de eSalud, sobre todo si se focaliza un tema para un segmento concreto (y evitar en un evento de tamaño pequeño que demasiados intereses se diluyan por falta de profundidad). También se dejó entrever que aunque hay caras que nunca fallan (y que no lo hagan por el bien de la propia participación) sigue habiendo nuevos interesados que saltan a la palestra y llegan con fuerza para impulsar el debate.

También quedó patente que cuando estos eventos desaparecen por un periodo de tiempo determinado, en vez de ir muriendo, el interés crece debido a su ausencia. En definitiva, la propia comunidad se autoexige de una forma subyacente verse las caras y dialogar para repasar la actualidad de muchos aspectos del sector, a pesar de ser un día laborable, a última hora de la tarde y con lluvia. 

Utilizar herramientas útiles…

El Grupo de Nuevas Tecnologías de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria (SoMaMFyC) abrió la veda rápido y puso sobre la mesa las debilidades versus las oportunidades en las herramientas de la comunicación digital entre actor sanitario y paciente. En un excelente repaso, el Dr. José Ávila, capaz de estar en muchos foros sin ser repetitivo (cualidad que debería valorarse mucho más), habló de inteligencia artificial e inteligencia virtual, términos muy amplios, pero desde la perspectiva del paciente de a pie y aterrizándolos ambos para enseñar, por ejemplo, lo que aportan ahora mismo los ‘chatbots’ como herramientas de comunicación digital que puede ser válida bien llevada. 

Propuso revisar la definición de inteligencia, en un repaso rápido del panorama concreto, que amenizó con su experiencia y en el que introdujo tanto la prudencia como la ilusión de un médico ansioso por utilizar las TIC para mejorar la salud, que es al fin y al cabo de lo que se trata. No habló de libros, ni de marcas, ni de patentes (lo que se agradeció mucho). Habló de cosas que pueden ser útiles para el paciente si el sanitario y la propia organización sanitaria saben utilizarlas y apostar por ellas. ¿Cómo debería ser?

…para que el paciente entienda…

Tras el ejercicio inicial de crítica y constructivismo, se fue el médico y ‘apareció’ el paciente. Irrumpió de la mano de Rocío Molina que, desdoblándose con una bata blanca, se puso en el papel de uno (el médico) y de otro (el paciente). Explicó según su visión cómo plantea arreglar (o al menos proponerlo) ese eslabón perdido que la tecnología aún no ha encontrado: el salto de la comunicación médico-paciente de la consulta a casa. 

Molina, con su propuesta de utilizar el 3D para algo que sirva (y no para ver solo películas de tiros o muñecos en la tele o en el cine), se puso la bata blanca para llamar la atención al público y al propio sistema sanitario a base de saltos. Primero, del salto que  existe a veces en la explicación y conocimiento de una patología por parte del médico cuando se lo explica al paciente en su consulta. Segundo, del salto que hay cuando este llega a casa. Tercero, del abismo que se puede crear si al paciente se le ocurre mirar en Internet. Un verdadero triple salto hacia la confusión. 

En definitiva, una vía de comunicación a veces más parecida a un ‘teléfono escacharrao’ en toda regla que propone arreglar y mejorar con la aplicación del 3D. “Queremos que el paciente sepa explicarle al médico lo que le pasa, y el médico sepa explicarle bien el tratamiento”. Ese fue básicamente su mensaje, apoyado por una propuesta en 3D para explicar patologías y dolencias concretas. 

Partir de la base de que implementar siempre imágenes 3D ayudarían al paciente a entender mucho mejor lo que sucede dentro de su cuerpo es, desde un punto de vista teórico, ilusionante, aunque bastante más cuestionado cuando se focaliza desde otra perspectiva más práctica, pensando en el tipo de paciente y médico actual en España, sin hablar de los medios con los que cuentan, algo que, sin desmerecer para nada la propuesta, no pasó desapercibido en el debate posterior. 

…y decida cómo se quiere comunicar…

La ansiada transformación digital hecha realidad llegó para cerrar la ronda de ideas con Dubitat, otra propuesta de unir a médico y paciente a través de un dispositivo (de las que en estos encuentros ya se han visto unas cuantas…) pero con una inyección de funcionalidad más depurada que lo visto hasta la fecha para conseguir a médicos y pacientes entre sus supporters. 

Dubitat recordó que hay que ser ambicioso y tener claro el aporte de valor de cada proyecto. De entrada, quiere ser el sistema por el que se comuniquen pacientes con sus médicos (a los que ya conocen) para consultarles dudas. Se desmarcan de la premisa de encontrar un médico repentinamente y apelan a esa comunicación fortalecida ahora por la comodidad  la personalización de las nuevas tecnologías.

La mayor voluntad de Dubitat es su apuesta por sincronizar necesidades de médicos con las de sus pacientes y viceversa, para conseguir una relación de win-win para ambas partes. Su reto, al menos en España, conseguir que un paciente pague por una consulta online. Su proyecto está capacitado para hacerlo, en lo que sería la evidencia de que la transformación digital existe no solo en los pilotos, sino también en la cultura del paciente, marcando una nueva forma de comunicarse digitalmente que sustituya o complemente a la habitual. 

…en la era de la comunicación digital

Los diferentes argumentos sostenidos en las exposiciones dejaron claro que la comunicación digital es una nueva vía que va a hacer en el futuro (y ya hace en el presente) tanto a médico como a paciente cambiar su forma de trabajo para adaptarse a las nuevas necesidades de ambos, pero que de momento tiene el reto de convivir con la comunicación tradicional y ensamblarse con ella hasta que suceda esa transformación. Algo que ya intuimos desde hace unos años.

Las ideas y propuestas que las personas que creen en la innovación aplicada a la salud están aportando son un impulso, y si no las hay, no habrá impulsos. Cada vez nos comunicamos más, ahora solo falta que cada vez nos comuniquemos mejor cuando hablamos de salud, y para ello hacen falta propuestas que validen las nuevas vías de comunicación digital que serán el futuro que ya sabemos que va a llegar

‘Do it yourself’ como estrategia de marketing online aplicada a la eSalud

La denominada fórmula de ‘Do it yourself’ sigue siendo una opción a tener en cuenta si se quiere aplicar al proyecto una estrategia de marketing online personalizada y no se cuenta con muchos recursos inicialmente. El DIY es una forma de trabajo basada en la autoproducción sin tener que contar con terceros, que sigue esa filosofía del ‘hazlo tú mismo’ que tanto ha calado estos últimos años, sobre todo desde el auge digital. Desde la llegada de las TIC ha ido muy ligada tanto como a Internet como al negocio online, y el mundo de la eSalud no ha querido dejar de lado esta fórmula de trabajo pensada para ideas, startups y empresas que están iniciando un nuevo proyecto.

Entender de dónde viene, de qué bebe su filosofía, porqué en décadas pasadas se ha usado, en qué circunstancias y quién lo ha hecho es clave para saber por qué hoy día cualquier estrategia de marketing online puede ser impulsada por esta dinámica de trabajo pensada en recortar los gastos, aumentar los ingresos y multiplicar los beneficios en una fase inicial del proyecto.

Vídeopresentación

Saber bien cuáles son las ventajas (y por tanto las oportunidades) pero siendo conscientes de los riesgos que tiene apostar por ella (las desventajas), sabiendo incluso cómo salvarlos si aparecen es la clave de esta fórmula de trabajo. En el webinar realizado por Hi VIP se repasan estas cuestiones y se ilustran con dos ejemplos aplicados en el sector salud, reales, y que demuestra como además la motivación es una de las claves para llegar al éxito.

La empresa de vídeo presentaciones interactivas Hi VIP ha creado un servicio de grabación y producción de vídeo presentaciones interactivas para transmitir tus mensajes de una forma visualmente eficaz e impactante, haciendo uso de una tecnología de última generación en el mundo audiovisual, donde el presentador es el propio protagonista-transmisor de la información. En este caso, Hi VIP ha apostado por avalar una vídeo presentación sobre el Do it yourself como estrategia de marketing online aplicado a la salud, que responde al pasado webinar que se realizó en directo hace unos días y que ahora se puede ver completo en este vídeo.

Webinar ‘Do it yourself como estrategia de marketing online’ 

 

¿Has probado este método? ¿Qué opinión te merece?

La realidad deseada de la información de salud en Internet

La salud en Internet se ha convertido en una preocupación para muchos pacientes pero también para muchos médicos. Unos, buscan información en miles de páginas de buscadores, y otros, intentan filtrar esa información sin poder dar abasto. Algunos, los más atrevidos y comprometidos, crearla para aportar fiabilidad a la misma en un océano inmenso muy incontrolable al que no hay forma de ponerle límites.

Sin embargo, hoy por hoy, asegurar información totalmente fiable e identificada al abasto de los usuarios que la demandan (pacientes) es prácticamente imposible, lo que hace que muchos usuarios no sepan donde buscar, donde ir y cómo asesorarse para encontrar lo que están buscando con todas las garantías médicas posibles que puede otorgar Internet.

En esta tesitura ha surgido (o resurgido o despuntado, porque nunca se fue) un debate sobre la fiabilidad de la información en Internet analizando todos los actores implicados, que se ha visto reflejado, por ejemplo, en el reciente informe EHON Ehealth Focus On, publicado en febrero de 2017 y que unía a profesionales sanitarios, pacientes y periodistas de salud, para intentar llegar a un consenso sobre cómo tratar esta información en la red, basado en una jornada de consenso que tuvo lugar en noviembre de 2016. Un arduo trabajo que ha significado una pequeña primera piedra para arrojar algo de luz sobre este asunto tan importante, aunque a veces se pueda percibir que no lo es tanto. [Consulta aquí el informe]

Debate incluyente

Ese debate, incluyente y constructivo (ojalá muchos debates en este campo fueran así),  promovido por Aiesalud, ha puesto de manifiesto que existe un exceso de información sobre salud en Internet, y que mucha de ella es errónea y sesgada. El problema reside aquí que precisamente es información sesgada está al abasto de cualquiera. Y de esos cualquiera, muchos pueden no estar capacitados para diferenciarla de la que no es errónea. Raíz del problema fundamental que nos ocupa ahora mismo.

Con la imposibilidad (todavía) de controlar (o mejorar para los que no le gusta esta palabra) la información y los filtros de los buscadores en este sentido, y con Google, (de momento) no todo lo implicado que debería en colaborar para mejorar la calidad de la información sobre salud en sus resultados, empiezan a surgir algunas personas, organizaciones, asociaciones o sanitarios que aportan su grano de arena al debate, de nuevo, de forma constructiva, que es la única vía.

Infografía útil

La semana pasada la iniciativa FFpaciente + Enfermería Blog publicó una infografía muy interesante para clarificar algunas de las recomendaciones de los profesionales sanitarios de la salud para obtener buena información fiable en Internet sobre salud. El objetivo: contrastar la información con un profesional de la salud antes de tomar cualquier decisión sobre tu propia salud. 


Esta infografía, aunque no es la primera ni será la última, ordena ideas y clarifica el proceso para los que aún no lo tienen claro, que son muchos. Y llama la atención sobre la importancia de seguir incidiendo en explicar como filtrar la información sobre salud. En otras palablras, ayuda a ‘educar’ y formar a todas esas personas que buscan información sobre salud en Internet para que sepan las claves para realizar búsquedas fiables, y puedan contar su experiencia positiva a otras personas, y también replicarla y acostumbrarse a un proceso que debe ser parecido al menos al que se muestra, y que aún, para todos, no es así.

Una realidad deseada de cómo se debe buscar información de salud en Internet. 

Día de la Mujer: Siete damas (más) de la eSalud española

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora, también llamado Día Internacional de la Mujer y celebrado el 8 de marzo, es la efeméride, que reivindica la igualdad de derechos, conmemora la lucha de la mujer por su participación en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona.

Con motivo de esta celebración, queremos destacar, de nuevo, y como ya hicimos hace un año, algunas de las mujeres que participan activamente en el día a día de la esalud española, y sumar a la lista otros nombres que en este blog consideramos destacados. Más que una clasificación, queremos mostrar algunos ejemplos de mujeres que han apostado por la eSalud y los avances de la tecnología en alguna faceta de su día a día. Como dijimos ya el año pasado, no están todas las que son pero sí son todas las que están. Destacamos algunas mujeres que han sido importantes para este blog en los útlimos años. 


Olga Araújo, médico internista en el Hospital de Santa Tecla de Tarragona. La Dra. Araújo ha llevado la medicina interna a internet. Es uno de los exponentes de esta especialidad en la red y el trabajo que está haciendo por su causa es digno de admiración. Otro ejemplo a seguir por su capacidad para transportar su trabajo a los nuevos canales y utilizarlos para movilizar una comunidad hasta ahora sin mucha voz en internet. Su papel en XXXVII Congreso de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) ha sido para alabar.

Eugènia Miranda, traumatóloga en el Hospital de Santa Tecla de Tarragona. La cantera de este hospital parece una auténtica ‘Masia 2.0’ No solo ha irrumpido en los últimos años la Dra. Araújo, sino que en el último año, la Dra. Miranda ha sido la auténtica sensación de la eSalud española. Su capacidad para transportar la información médica a los nuevos soportes es ciertamente increíble. Su lenguaje es un ejemplo de cómo se debe comunicar en los nuevos canales. No nos cansamos de destacar esta cualidad. 

María Madariaga, especialista en el tratamiento sin dolor. La Dra. Madariaga  lidera un proyecto fuerte y con recorrido como es Tu vida sin dolor,  donde han colocado el paciente como meta y la información como medio. Rodeada de un equipo de profesionales, entre los que está la Dra. Olga Araújo también, que la apoyan y le dan continuidad al proyecto. Ha dado un paso hacia delante en cuanto a web, blog, redes sociales y posicionamiento, marcando el camino a seguir de cómo se debe enfocar un proyecto. 

Aline Noizet, Digital Health Consultant. Aline es otra cara amable, productiva y activa de la eSalud española. Una de las figuras más notables de la eSalud española, coordinadora del Health 2.0 en nuestro país y todos sus chapters. Su visión internacional y capacidad para organizar eventos y movilizar las masas de la salud asociadas a las nuevas tecnologías la hace ser una de las personas más influyentes en la eHealth de nuestro país. 

Nicky Valentín, neuropsicóloga Clínica en Centro Neux. Esta neuropsicóloga clínica está al frente de un centro de psicología clínica e infantil, neuropsicología y más especialidades de la salud mental. Trabaja rodeada de un equipo multidisciplinar y lleva unos años utilizando los nuevos canales y la tecnología para mejorar la vida de sus pacientes. 

Ana Cordobés León, paciente y activista de la salud. Autodefinida como “paciente e im-paciente con Lupus” y “activista salud”, Ana es una blogger y forma parte del equipo de la iniciativa #FFpaciente. Su figura es muy llamativa, como autora del blog ALEA IACTA EST y colaboradora en la realización del Boletín del Paciente. Ejemplo de compromiso y motivación. 

Mar Muñoz, periodista. No sobran por desgracia los periodistas interesados (y con conocimientos específicos de la tecnología aplicada a la salud) en nuestro país, pero si hay que elegir a una para que represente al resto, es sin duda Mar Muñoz. Periodista en Pr Noticias (salud) y presentadora en Onda Saludable, es una de las comunicadoras líderes en este sector, donde lucha por dedicar espacio a la tecnología aplicada a la salud siempre que puede. Un ejemplo de uno de los papeles que puede desempeñar un periodista.


Estas mujeres son solo algunos ejemplos de todas las mujeres trabajadoras que existen en la eSalud española, y fuera de ella.

Estamos seguros de que conocéis a muchas más que podéis citar en este artículo para homenajearlas hoy, aunque el homenaje tendría que ser diario y no ser necesaria esta celebración

#NurseEmoji, una campaña mundial para reivindicar a algunos actores de la eSalud

Todo suma. Y algunas reivindicaciones lo hacen con mucha más fuerza. Es el caso de una que afecta de lleno a la eSalud, de inspiración española y que ha nacido desde un blog de enfermería con el apoyo de dos profesionales sanitarios. La campaña, lanzada a nivel mundial, pretende tener repercusión para conseguir que dos emoticonos (de una enfermera y un enfermero, como los de la imagen) tengan su sitio en los teclados y lenguajes del universo Internet. Para que, por ejemplo, tengan su sitio en WhatsApp, entre otros, y se puedan usar para comunicar y difundir. Así como suena. Pero ¿Por qué está relacionado con la eSalud? Lo explicamos mejor.
#NurseEmoji, díselo al mundo

El 15 de marzo de 2017 dos sanitarios, Jordi Mitjà Costa y Pedro Soriano, lanzaron una campaña a nivel mundial a través de las redes sociales para solicitar el emoticono de la enfermera y el enfermero y que se incorpore al ‘universo emoticono’ que tanto está calando en la sociedad tecnológica, y que cada vez está calado de más profesiones. El proyecto, que impulsan ambos, y en el que puedes participar compartiendo la imagen a través de redes sociales con el hashtag #NurseEmoji, ha consistido en diseñar precisamente un emoji de la enfermera y el enfermero y lanzarlos al mundo para que lleguen a Unicode. Pero ¿Qué es esto de Unicode?

Objetivo de la campaña

Pues Unicode es la organización que supervisa la creación de emojis, a la que se le envía una petición formal para añadir la enfermera a la lista oficial de los caracteres emojis. Está formado por miembros de Apple, Google, Microsoft, IBM y Adobe, entre otros, porque ellos son quienes deciden qué emojis se incluyen en el teclado de los dispositivos electrónicos.

Y ¿Cómo funciona? El comité se reúne dos veces al año y las propuestas aceptadas suelen publicarse a mediados de verano. Una vez aprobado un emoji, éste tiene que rediseñarse para adaptarse a las necesidades técnicas y todos los sistemas operativos deben actualizarse para poder utilizarlo. Por lo que desde la validación hasta su uso pueden pasar varios meses.

El objetivo tanto de Mitjà como de Soriano es hacer llegar a Unicode una propuesta avalada por miles de personas que haya sido lo más viral posible, para traspasar el sentir de no solo todo una profesión, sino todo un sector y una sociedad. Y es ahí donde entran todos los amantes y personas de la eSalud, que deberían apoyar esta propuesta.

Datos

Según informa ambos en Enfermería Blog, en España hay 274.000 enfermeras y en Europa la cifra es de 4.202.304 enfermeras. Las enfermeras son el colectivo mayoritario del sistema sanitario. Por ese motivo, las enfermeras y los pacientes “se merecen disponer del emoticono de la enfermera en nuestros móviles y tabletas digitales”.

Este emoticono supone un paso más de los sanitarios en las nuevas tecnologías realizando una invitación a todas las personas que usan teclados electrónicos y este lenguaje de símbolos emoji para comunicarse en soportes digitales, algo que sin duda realiza una educación en nuevas tecnologías y una sensibilización sobre el uso de las nuevas tecnologías que pone de manifiesto la importancia de utilizar la tecnología aplicada a la salud para mejorar las vías de comunicación entre todos los actores de la eSalud.

Una oportunidad única en la que puedes participar utilizando el hashtag #NurseEmoji o a través de la cuenta @nurseemoji. 
¡Tú eliges!

ePaciente, revisión del término en 2017

El término ePaciente se consideraba ciertamente nuevo y algo disruptivo hace unos años, cuando empezaba a sonar con fuerza y a ser popular. Desde entonces, todo ha cambiado mucho, desde la propia realidad de los pacientes (tanto en Internet como fuera de ella), a la de otros actores que les rodean: sanitarios y organizaciones mayoritariamente. El concepto del ePaciente engloba muchas cosas -y a la vez solo una-, pero también engloba, más allá de un término, una actitud de vida frente a la importancia de la salud versus las nuevas tecnologías. También habla de cómo estas dos se pueden aliar para ser solo una misma cosa. En este artículo, en el que participan médicos, enfermeros, pacientes, consultores, comunicadores, periodistas y otros actores sanitarios, vamos a ver no solo la evolución del término, sino la aspiración de los propios ePacientes en 2017 tras años y años de jugar con un concepto que ya abordamos hace dos años.



La definición podemos reducirla a lo que expuso el Informe Europeo del ePaciente, allá por 2015, hace algo más de un año. Este concepto engloba a “los pacientes participan activamente en sus tratamientos, están bien informados y asumen, en definitiva, la responsabilidad de su enfermedad”. Podemos estar o no de acuerdo con esta sencillez tan concreta, pero lo que está claro es que resume la filosofía de este tipo de personas que deciden ser ePatients desde que las TIC irrumpieron en nuestro día a día y se aliaron con la salud hasta la publicación de ese informe a finales de 2015, aunque le falten muchos matices al término.

Perfil ePaciente: revisión del término

Según ese mismo informe, para tener una radiografía aproximada del tipo de persona que puede ser, tendríamos que recalcar que es mujer, de unos 46 años aproximadamente, y que no solo ocupa el rol del paciente, sino también puede ser cuidador del mismo o una persona interesada en una determinada enfermedad. Como vemos según este informe, uno de los últimos grandes contenedores de información de ePaciente publicados, tenemos un perfil aproximado que se ha forjado durante todos estos años, mucho más definido de aquel abstracto de primera década de siglo XXI, aunque creemos que todavía puede ser más completo cualitativamente.

Consultores

Antes de ese informe, desde este mismo blog ya habíamos actualizado el concepto con algunas características de este tipo de paciente, pero poco después, el blog Hablando de eSalud revisó el término desde varias perspectivas. Entre su trabajo, explicó, y como destacable, explicó otras cualidades adquiridas. Destacó su “uso habitual de la tecnología integrada en sus procesos de salud” para conseguir estar “más informados y documentados”, que les permita “implicarse y colaborar con los profesionales en la gestión de sus problemas de salud”. 

Punto, éste último, importante donde los haya porque invita a entrar en acción a los profesionales sanitarios directamente. Dejando claro de forma tajante un principio que no siempre ha tenido el perfil de este tipo de pacientes: un ePaciente no trabaja solo ni va por libre. Frase para enmarcar y de la que deben tomar nota tanto sanitarios, como los propios pacientes. Incluidas también las organizaciones públicas o privadas.

Médicos

Este nuevo escenario se parece mucho al que define Mónica Moro, médico involucrada en comunicación, e-business y RSC: “Un ePaciente es una persona que quiere ser corresponsable de su salud”. Para ella, este nuevo paciente acostumbra a ser una persona impaciente, como la vida de hoy en día, consumidora de salud que utiliza Internet para reunir información sobre una condición médica que es de su especial interés. Añade, como rasgo importante, que no siempre se incluye que utiliza herramientas electrónicas de comunicación (incluyendo entornos 2.0) para hacer frente a condiciones médicas diversas” y concluye explicando que “son pacientes participativos y protagonistas que gestionan su salud con los profesionales que los atienden”. De nuevo, una definición incide en la importancia de este último concepto para evaluarlo.

El Dr. Sergio Vañó, dermatólogo y presidente de Aiesalud, y uno de los médicos que más apuesta por el paciente en los nuevos soportes digitales, tiene claro que el ePaciente es un paciente “digitalmente activo y con predisposición a estar informado acerca de su enfermedad y de sus profesionales sanitarios”. Otra vez, se incluye a los sanitarios como eje necesario en el ePaciente. En su opinión, las motivaciones del ePaciente para utilizar los medios digitales son la “búsqueda de interacción con otros pacientes, con los profesionales sanitarios y la búsqueda de información acerca de su enfermedad”.

Comunicadores

El periodista y redactor jefe de Consalud, Andrés Lijarcio, marca también lo que realmente implica ser un ePaciente, sin desligarlo de su raíz pre tecnológica. “Es aquel que utiliza las nuevas tecnologías con el objetivo de mejorar su salud. Es el nuevo perfil que complementa al paciente convencional, tal y como lo conocíamos hasta ahora. Las plataformas digitales favorecen su empoderamiento desde muchos puntos vista, a través del acceso a la información y la interrelación con otros pacientes y profesionales sanitarios”, explica.

Lijarcio deja claro que es una continuación del paciente tradicional, que ha sabido, sabe o puede saber en cualquier momento aprovechar las ventajas que la tecnología le aporta para mejorar su salud de alguna manera. Y dejando claro también, que la figura del profesional sanitario es decisiva en su conjunto.

Pacientes

La activista de la salud y paciente, Ana Cordobés León, va un poco más allá y habla de la evolución de los ePacientes entre paciente digital y los paciente digital activo, experto o empoderado.

Para ella, el paciente digital es el que consulta información de salud en internet, algo que hoy en día hace todo el mundo con el peligro que ello conlleva puesto que no todo ePaciente es un paciente experto, con conocimientos para poder discernir entre la información veraz y la información basura”.  Mientras que el paciente digital activo es aquel que, con unos conocimientos base adquiridos, muchas veces, en un largo camino de prueba y error, busca y comparte información.

Incluso, apunta, va más allá, creando su propio material mediante blogs normalmente, en los que se adentra en su propia enfermedad o bien en temas de salud en general de manera crítica, informativa o ambas. Para reforzar este perfil evolucionado, añade que también “participa en las RRSS y busca contacto tanto con otros pacientes como con profesionales sanitarios”, lo que confirma esa evolución del término incluyendo a más actores.

Para Óscar López de Briñas, paciente implicado con la #diabetESP, en la sociedad tecnológica en la que vivimos, el ePaciente es cada vez más usual, y como “persona conectada” aspira a un sistema de salud más eficaz y productivo, interconectado, en el que se aprovechen al máximo las capacidades tecnológicas y de las TIC y en el que -por supuesto- se cuente mucho más con él en una estructura horizontal.


Para él, es un paciente activado, informado, colaborativo con el profesional de la medicina y con otros agentes de la salud. Pero sobre todo, como apunta Briñas, “consciente de que es él quien debe tomar las riendas de su salud. Por tanto adherente, pero también implicado”.


Enfermeros


Está claro que el paciente ha dejado de serlo y ahora es ‘im-paciente’, con mayor participación y tomando un rol activo en la gestión y proceso de su salud o enfermedad. Así es como lo ve la enfermera Teresa Pérez, que cree que toda aquella persona que toma un papel activo con respecto a su salud, que utiliza internet y las TIC para informarse, comunicarse y aprender temas relacionados con su salud o la de otras personas con la finalidad de mejorar su salud son este tipo de pacientes.

En su opinión, mucho se habla dela moda de “poner al paciente en el centro” cuando realmente alguien le ha preguntado “si realmente quiere estar ahí ya probablemente de diga que no”. El ePaciente, y en general, todos los ciudadanos, aspiran a tener un papel de responsabilidad en su proceso de salud, formando parte del equipo multidisciplinar para tomar sus propias decisiones.

La enfermera Teresa Pérez cree que la aspiración actual del ePaciente debe ser que “el sistema sanitario le tenga en cuenta y le pregunte acerca de sus necesidades tanto en espacios, en su proceso, en relaciones humanas y en temas de información y comunicación, en definitiva la clave es la co-creación, colaboración, co-responsabilidad y con H-alma”.

Por último, el autor de #FFpaciente, Pedro Soriano, añade a la revisión del término la ‘obligación’ que en algunas ocasiones trae consigo ser un ePaciente. “En algunos casos se ve obligado a utilizar internet como refuerzo y apoyo en relación a sus preguntas (inseguridades, miedo o su propia evolución con la enfermedad)”, explica, matizando que “se convierten en personas proactivas en el cuidado de su salud y de su alrededor. Tiene un gran valor para la sociedad”.

Para Soriano, un ePaciente debe convertirse en un agente activo en salud para la comunidad, generando apoyo entre iguales. Para ello -apunta Pedro Soriano- debe existir un vinculo cercano con el profesional de la salud”. En este punto, el mismo hace autocrítica y se pone un reto: “Tenemos que ser capaces de unirnos y guiar a los pacientes y cuidadores para evitar caer en pseudociencias”.  Esas pseudociencias que han encontrado en Internet un filón tan grande, y a la vez, tan peligroso.

En definitiva, el ePaciente existe, no ha sido una moda ni una figura pasajera dentro del sistema de salud empoderado por la tecnología. Es una realidad que está ahí porque existen unas herramientas unos canales y una demanda para que exista. Eso sí, su figura necesita la conexión, la retroalimentación y la colaboración de otras figuras para que puedan guiarlos y a la vez retroalimentarse aportando valor para todos los implicados en el nuevo escenario de la salud.