El compromiso de los actores de la eSalud en 2016 ¿Retos superados o fallidos?


Hace un año publicamos un artículo sobre retos lógicos de la eSalud durante los siguientes 12 meses de 2016. Estos últimos días del año nos planteamos revisar si se han asumido esas metas. Nos preguntábamos entonces si durante el año siguiente seríamos capaces de lograr una mayor concienciación de la importancia de la implantación de la eSalud, de sus herramientas, darle más protagonismo al paciente, formar a más profesionales y poner en valor los servicios de salud onilne. ¿Se ha conseguido todo eso? 

Desde nuestra percepción, vamos a repasar uno por uno los cinco retos que marcamos el año pasado en la relación entre paciente y actores de la eSalud tras la irrupción de las TIC para ver cómo han evolucionado: 


Mayor concienciación. Sigue habiendo un ‘pequeño problema’ en cuanto ver la tecnología (y las herramientas que pone al alcance de las personas) como algo beneficioso para el paciente. Pero menos que hace cinco años y posiblemente mayor que dentro de otro lustro. Durante este año, cada vez más pacientes se han sumado la causa, como también profesionales sanitarios. Poco a poco, como se concluyó en las jornada Divulga Salud del pasado mes de noviembre, que bien resumió el Dr. José Ávila en este post, el debate va ganando enteros, por lo que entendemos que el reto se ha asumido, al menos entre los que están implicado en él. Otra cosa es que se haya conseguido, y mucho menos pensar que está concluido. Queda muchísimo camino aún por andar. 


Implantación definitiva de herramientas eficientes. Definitiva, ni mucho menos. Quizás fuimos demasiado ambiciosos planteando este reto, pero lo que queda patente es que cada vez que se implanta una herramienta que no funciona, se marca el camino un poco más de por donde no ir. De cualquier forma, este año se han empezado a consolidar las cifras de los portales de pacientes, como bien ha explicado el blog Hablando de salud, que marcan el camino hacia las herramientas que sí son útiles y beneficiosas para la relación entre sanitario-paciente. La implantación definitiva está lejos, pero los cimientos pueden estar puestos, con las aseguradoras como DKV o Sanitas encabezando esta revolución.  ¿Cuestión de tiempo o voluntad?


Más protagonismo del paciente. El paciente sigue dando golpes encima de la mesa de la eSalud y no pretende hacer concesiones. Quiere información, eficiente, rigurosa, y si no se la dan, ha dejado patente que no solo está dispuesta a buscarla, sino a crearla. Iniciativas como las que hay dentro de FF Paciente dan muy buenas vibraciones, y cada vez hay más eventos que cuenta con pacientes para darles la voz que se merecen, como sucedió en la Jornada de Salud Digital de noviembre. De momento lo está teniendo, pero no es suficiente. Hay que seguir creciendo para completar el reto.


Profesionales más formados. Los profesionales (o parte de ellos) tienen claro que la formación es básica para estar a la altura del paciente (y de las circunstancias) en la era de Internet, sin embargo, no siempre lo pueden hacer solos, y necesitan apoyo. Las organizaciones deben implicarse en este proceso para que la responsabilidad no caiga en ellos mismos exclusivamente. Cada vez hay profesionales más formados y en 2016 ha habido muchos eventos y cursos de formación para ellos. Sin embargo, la era tecnológica avanza muy rápido y es necesario que la formación fluya entre todos los sanitarios y no solo en los interesados en el potencial de la eSalud. Este reto tiene todavía mucho recorrido y no puede quedar pendiente. Estudiantes, MIRs y sanitarios activos pueden tener la clave.  


Puesta en valor de los servicios de salud online. El peso de la falsa creencia de que la sanidad es gratis es posiblemente uno de los retos fallidos de este año 2016. Durante los últimos años el sector privado sigue aportando ideas y servicios de salud a los usuarios de Internet y pacientes que buscan servicios de salud online. El mercado se adapta, se reinventa y en algunas ocasiones hasta se adelante, pero la no gratuidad de los servicios online de salud aún no ha arrancado y solo se enmarca como productos de aseguradoras que no le suponen un coste extra elevado al paciente. Le está costando mucho y en 2016 no ha sido el año de su gran evolución, aunque ‘Blua’ y ‘Mi salud al día’, la propuesta de Sanitas y DKV, respectivamente, empiezan a hacerse notar. Habrá que esperar y seguir trabajando en concienciación y sobre todo en demostrar muchos a los pacientes para ganarse su confianza. 

Así vemos los cinco retos que el año pasado nos planteamos por estas fechas, tras 12 largos meses en los que el sistema sanitario sigue utilizando las TIC para crecer de cara al paciente.  

Deja un comentario